Recetas Llahuen


Ingredientes:


Masa:

  • 120 gramos de galletas de chocolate

  • 1 a 2 clara de huevo

  • 10 gramos de mantequilla (1 cucharada)

Relleno:

  • 1 lata de leche condensada (395 gramos)

  • 2 yogurt sin sabor (330 gramos)

Cubierta:

  • 60 cc de pulpa de frutillas

  • 160 gramos de frutillas cortadas en rodajas o a lo largo

  • ½ cucharadita de maicena

  • 2 cucharadas de agua


Preparación:


Masa:

  1. Moler las galletas en la procesadora hasta hacerlas polvo

  2. Incorporar la mantequilla y poco a poco las claras al polvo de galletas, solo lo necesario para realizar una “masa”, si quedara muy húmeda, agregar más galleta molida

  3. Encamisar* un molde desmontable de 14 centímetros de diámetro y 12 centímetros de alto,

  4. Disponer la masa de galletas en la base del molde, asegurándose de dejar un grosor parejo y bien presionado

  5. Llevar a horno 180º x 5 minutos o hasta que ella esté seca y no se pegue en los dedos, reservar.

Relleno:


1. Mezclar la leche condensada con los yogurts

2. Vértelos al molde con la masa de galletas horneada

3. Llevar al horno nuevamente x 30 minutos o hasta que la preparación cuaje (el tiempo dependerá del tamaño del molde y tu fuente de calor).

4. Estará lista cuando este dorado ligeramente sus bordes y su centro se mueva levemente.


Cubierta:


1. Colocar en una olla la pulpa de frutillas con un poco de agua, molerlas con un mixer hasta lograr una salsa

2. Disolver la maicena en el agua fría

3. Cuando rompa hervor la pulpa de frutillas, agregar la maicena en forma de hilo, revolviendo constantemente con cuchara de madera, se espesará inmediatamente

4. Incorporar 60 gramos de frutillas a la salsa

5. Agregar toda esta mezcla en el cheesecake que ya estará horneado

6. Decorar con el resto de frutillas fresca

7. Enfriar y refrigerar

8. Desmoldar una vez frio, para hacerlo: coloca el molde sobre un vaso alto y presionar hacia abajo, saldrá con facilidad

9. Cortar y degustar como postre o con un delicioso café en grano


*Encamisar: en pastelería nos referimos a cubrir las paredes de un molde en su interior, untando con mantequilla y un velo de harina, así su desmoldado será fácil una vez horneado, evitando que se pegue nuestra preparación.